HVG Germany: Hopfen

Fundación de la HVG Hallertau

Aún cuando el acrónimo y el que sea una cooperativa den la impresión de que exista una relación concreta con la “Sociedad Alemana de Tráfico de Lúpulo”, ésta no ha existido nunca. Todo lo contrario. Los fundadores de la HVG se apresuraron a que no influyera en la idea de la cooperativa la desconfianza surgida por la quiebra de la DHVG. Por lo tanto se dejó bien claro que “esta cooperativa no podía ser, por ningún motivo, comparada con la DHVG“. Por otro lado, no fue una coincidencia que el año de la fundación de la HVG coincidiese con la quiebra de la DHVG en el 1953. La quiebra había dejado un vacío que, por otro lado, sólo se quería llenar con la fundación de otra cooperativa sin otros antecedentes. Así se reunieron, bajo invitación de la asociación de cultivadores de lúpulo de Hallertau, el 6 de Octubre de 1953, llenando la cervecería Mainburger Christlbräu, un gran número de cultivadores de lúpulo de Hallertau, funcionarios del lúpulo, políticos regionales y de agricultura y fundaron la cooperativa de cultivadores de lúpulo de Hallertau S.L.(Hopfenverwertungsgenossenschaft Hallertau e.G.m.b.H), con sede en Mainburg. Se eligió al Dr.Jakob Spitzauer (München-Gräfelfing) como presidente de la ejecutiva, a Andreas Grabmair (Scheuerhof) como su vicepresidente en funciones, así como a otro miembro de la ejecutiva, el señor Michael Forstner (Freidlhof). El señor Otto Höfter (Neuhausen)fue elegido miembro del consejo de administración; otros miembros del consejo de administración eran Sebastian Raith (Marzill), así como Hans Bergermeier (Siegenburg).
Según los estatutos eran el objetivo de la empresa, la preparación conjunta y la explotación en comisión del lúpulo: “La cooperativa desea, en primer lugar, reforzar, con sus instituciones sociales, a los más débiles económicamente y fomentar el bienestar espiritual y moral según el lema: uno para todos y todos para uno. Puede ser miembro toda persona que cultive lúpulo en la región del sello de la Hallertau o que quiera impulsar, en general, el mercado de lúpulo“. No salían a la luz como empresa competidora en el mercado de lúpulo, sino que querían aparecer como comisionario.
Desde el principio se deseó un acercamiento al Estado y a la política. Por ello se alegraron de poder aceptar en su lista de miembros, como miembro número 1, al aquel entonces Ministro de Agricultura de Baviera Dr. Alois Schlögl. Este acercamiento político tenía una razón concreta: Sin la concesión de un aval del Estado, sería esta cooperativa una espada sin filo. Par la concesión de esta garantía, así se supo meses más tarde, se necesitaba que se unieran todas las cooperativas hasta entonces existentes. A continuación de la fundación de Hallertau se fundaron cooperativas en las regiones de cultivo de lúpulo de Spalt, Hersbruck y Rottenburg-Herrenberg-Weilderstadt (RHW); la Cooperativa de lúpulo de Renania-palatinado (Hopfengenossenschaft Rheinpfalz) existía ya desde 1936. Bajo el amparo de la „Bayerischen Warenvermittlung“ (BayWa) fundaron todas las cooperativas, a principios de 1954, la Cooperativa Central de Explotación de Lúpulo, de responsabilidad limitada (Genossenschaftliche Hopfenverwertungs-Zentrale m.b.H) con sede en Nuremberg, que siguió existiendo hasta 1971. Al mismo tiempo hubo, en el marco de estas fundaciones, un único “descendiente” concreto de la DHVG: la Cooperativa Central de Explotación de Lúpulo tomó el edificio y sus instalaciones de la subasta de la quiebra.