Imprimir

“¡Alcistas, Monopolistas y Comunistas del lúpulo!“
La historia de la Cooperativa de Explotación de Lúpulo (HVG) desde 1953 hasta el 2003
Por Dr. Christoph Pinzl / Museo alemán de lúpulo de Wolnzach

Antecedentes
Las cooperativas son un invento del siglo XIX. La industrialización y la economía de mercado desarrollaron profundos cambios sociales. En el campo fue desapareciendo la estructura de la comunidad rural. Los campesinos, que durante siglos se habían ocupado de su propio orden, se convirtieron en agricultores independientes. “El mercado” coordina ahora la producción y las ganancias. El nuevo “empresario agrario” tiene que tener en cuenta la impenetrabilidad y la versatilidad del mercado. La idea de la cooperativa intenta reunir a cada uno en un principio comunitario. Al conceder créditos baratos (Raiffeisen), posibilidades de compra más favorables para las necesidades agrícolas (BayWa) o con la comercialización conjunta de productos agrícolas se quería conseguir independizar a sus miembros de lo que sucedía en el mercado o del oportunismo de los negociantes.
En ningún otro ámbito agrícola se desarrolló sin tan pocas riendas el libre juego de las fuerzas de la oferta y la demanda como en el cultivo de lúpulo. Mientras la “ruleta del lúpulo“, por lo menos en teoría, prometía grandes ganancias se asumía sin problemas las alzas y las bajas de los precios de lúpulo. Pero cuando a finales del siglo XIX las alzas eran cada vez más escasas no tuvo que pasar mucho tiempo hasta que se impuso en el cultivo de lúpulo la nueva idea de la cooperativa. El pastor Simon Eisenmann fundó en Avenís, en 1896, la primera cooperativa de venta de lúpulo de la región Hallertau. A ésta le siguieron otras como “la Cooperativa Bávara de Venta Central de Lúpulo“ o “el Banco de Lúpulo S.A.” en Wolnzach. Todas desaparecieron del mapa, sin ninguna excepción, después de algunos años de éxito. Las razones fueron siempre las mismas: por un lado, este principio solidario de la cooperativa era para los grandes negociantes de lúpulo una espina en el corazón y por ello boicotearon las cooperativas con todas sus fuerzas. Por otro lado, los mismos miembros tenían a menudo la culpa: puesto, según su opinión ,la cooperativa sólo tenía que actuar en caso de que los precios anduviesen por los suelos. A consecuencia de esto, en los buenos tiempos se olvidaba uno de la solidaridad y la especulación resplandecía en todo su esplendor.
Hizo falta una gran crisis del mercado de lúpulo, como la de finales de los años 20 para que la idea de la cooperativa de lúpulo se hiciese escuchar por primera vez. Bajo la iniciativa del que sería presidente de la „Asociación Alemana de Lúpulo“, Franz Edler von Koch, se fundó en 1930 la “Sociedad Alemana de Tráfico de Lúpulo”con sede en Nuremberg, acrónimo DHVG. Su campo de acción tendría que limitarse a medidas de limpieza del mercado, es decir, comprar el lúpulo que no se daba vendido para así alzar los precios. Pero esta “alza“ no se pudo llevar a cabo durante mucho tiempo ya que con la llegada al poder de los Nacionalsocialistas en 1933 se incorporó la DHVG a la nutrición del Imperio y se convirtió en “órgano del pueblo de la economía cervecera en la nutrición del Imperio”. Koch dimitió. La Cooperativa Solidaria de Cultivadores de Lúpulo pasó a ser una asociación central en la que ahora también se organizaban los negociantes de lúpulo y los cerveceros.
Esta mezcla fue una de las causas fundamentales por la cual la DHVG, después del derrumbamiento del “Imperio Milenario”, no podía seguir manteniéndose en pie. Después de varios pleitos volvió a convertirse en 1952 en un órgano cooperativo de los cultivadores de lúpulo. Pero cuando un año más tarde el mercado de lúpulo vivió una brecha fulminante, significó esto el fin de la DHVG. Tuvieron que declararse en quiebra.


Fundación de la HVG Hallertau

Aún cuando el acrónimo y el que sea una cooperativa den la impresión de que exista una relación concreta con la “Sociedad Alemana de Tráfico de Lúpulo”, ésta no ha existido nunca. Todo lo contrario. Los fundadores de la HVG se apresuraron a que no influyera en la idea de la cooperativa la desconfianza surgida por la quiebra de la DHVG. Por lo tanto se dejó bien claro que “esta cooperativa no podía ser, por ningún motivo, comparada con la DHVG“. Por otro lado, no fue una coincidencia que el año de la fundación de la HVG coincidiese con la quiebra de la DHVG en el 1953. La quiebra había dejado un vacío que, por otro lado, sólo se quería llenar con la fundación de otra cooperativa sin otros antecedentes. Así se reunieron, bajo invitación de la asociación de cultivadores de lúpulo de Hallertau, el 6 de Octubre de 1953, llenando la cervecería Mainburger Christlbräu, un gran número de cultivadores de lúpulo de Hallertau, funcionarios del lúpulo, políticos regionales y de agricultura y fundaron la cooperativa de cultivadores de lúpulo de Hallertau S.L.(Hopfenverwertungsgenossenschaft Hallertau e.G.m.b.H), con sede en Mainburg. Se eligió al Dr.Jakob Spitzauer (München-Gräfelfing) como presidente de la ejecutiva, a Andreas Grabmair (Scheuerhof) como su vicepresidente en funciones, así como a otro miembro de la ejecutiva, el señor Michael Forstner (Freidlhof). El señor Otto Höfter (Neuhausen)fue elegido miembro del consejo de administración; otros miembros del consejo de administración eran Sebastian Raith (Marzill), así como Hans Bergermeier (Siegenburg).
Según los estatutos eran el objetivo de la empresa, la preparación conjunta y la explotación en comisión del lúpulo: “La cooperativa desea, en primer lugar, reforzar, con sus instituciones sociales, a los más débiles económicamente y fomentar el bienestar espiritual y moral según el lema: uno para todos y todos para uno. Puede ser miembro toda persona que cultive lúpulo en la región del sello de la Hallertau o que quiera impulsar, en general, el mercado de lúpulo“. No salían a la luz como empresa competidora en el mercado de lúpulo, sino que querían aparecer como comisionario.
Desde el principio se deseó un acercamiento al Estado y a la política. Por ello se alegraron de poder aceptar en su lista de miembros, como miembro número 1, al aquel entonces Ministro de Agricultura de Baviera Dr. Alois Schlögl. Este acercamiento político tenía una razón concreta: Sin la concesión de un aval del Estado, sería esta cooperativa una espada sin filo. Par la concesión de esta garantía, así se supo meses más tarde, se necesitaba que se unieran todas las cooperativas hasta entonces existentes. A continuación de la fundación de Hallertau se fundaron cooperativas en las regiones de cultivo de lúpulo de Spalt, Hersbruck y Rottenburg-Herrenberg-Weilderstadt (RHW); la Cooperativa de lúpulo de Renania-palatinado (Hopfengenossenschaft Rheinpfalz) existía ya desde 1936. Bajo el amparo de la „Bayerischen Warenvermittlung“ (BayWa) fundaron todas las cooperativas, a principios de 1954, la Cooperativa Central de Explotación de Lúpulo, de responsabilidad limitada (Genossenschaftliche Hopfenverwertungs-Zentrale m.b.H) con sede en Nuremberg, que siguió existiendo hasta 1971. Al mismo tiempo hubo, en el marco de estas fundaciones, un único “descendiente” concreto de la DHVG: la Cooperativa Central de Explotación de Lúpulo tomó el edificio y sus instalaciones de la subasta de la quiebra.


1954-1959

A pesar de los pocos puntos de cohesión, después de la quiebra de la DHVG existía una gran desconfianza por parte de los cultivadores para con todas las cooperativas. Así fue que el número de miembros fue en un primer momento bastante reducido, sólo unos pocos cientos de cultivadores se hicieron socios. Por ello, los miembros de la ejecutiva realizaron una gran campaña de información en toda la región de Hallertau para así conseguir en la época de la cosecha de 1954, 4.366 socios - lo que en aquel entonces significaba el 57% de todos los cultivadores de lúpulo de la región de Hallertau.
Esta primera cosecha de lúpulo dejó en la historia de la cooperativa una impresión algo contradictoria. La HVG recogió el 28,1 %, concretamente alrededor de 58.500 medios quintales de la cosecha existente. Solamente se pudo vender el 50% de este lúpulo al precio estipulado anteriormente, el resto fue vendido a precios mucho más bajos. Por otro lado se cuestionaba, con razón, si estos precios, sin el trabajo de la HVG, no hubiesen sido todavía mucho más bajos. Conclusión: “la HVG Hallertau había solucionado una tarea económica con medios empresariales, pero perjudicando su prestigio“.Es verdad que no fue fácil convencer a los cultivadores de lúpulo a causa de esta situación tan polémica. Un acuerdo de 1955 obligaba a los miembros de HVG a conceder a la cooperativa el 10% de su producción – lo que en la práctica ni fue llevado a cabo, ni los responsables de la HVG obligaron a que se llevase a cabo. Así fue que la HVG recibió en el mismo año solamente 2.800 medios quintales de lúpulo, lo que reducía la posibilidad de la cooperativa a actuar como regulador del mercado. En la cosecha del año 1957, con un desarrollo de los precios que se salían de todos los cauces – durante un corto periodo de tiempo se llegaron a pagar hasta 1200 marcos (600 Euros) por medio quinto – la HVG se mantuvo alejada conscientemente de esta cólera especulativa general. Esto no sólo dependió de que los cultivadores de lúpulo ganaban suficiente sin la cooperativa y prefiriesen vender ellos el lúpulo. La HVG entendía su política de regulación del mercado el poner un límite, también hacia arriba, en los precios abusivos. Los precios fantasiosos de esos años conllevaron a una coyuntura del cultivo de lúpulo - con consecuencias conocidas para con las siguientes cosechas.
Casi como por encargo cayeron continuadamente al año siguiente los precios ya durante el periodo de explotación y se situaron muy por debajo del nivel que la ejecutiva de la HVG había concedido a sus miembros. No quedaba otra solución que solicitar de los miembros el reembolso; se pueden imaginar el estado de ánimo entre los cultivadores. Aunque al año siguiente el nivel de precios fue muy malo, los cultivadores concedieron a la cooperativa unos 6.000 medios quintales de lúpulo.
Pero al mismo tiempo, el año 1958 trajo consigo un acontecimiento muy positivo para la HVG. En Mainburg se terminó la construcción de una nave de lúpulo con una tecnología muy moderna y así se consiguió ampliar, en gran medida, la superficie de la nave ya construida en 1954. Fue inaugurada el 30 de octubre. Desde el primer momento señaló la cooperativa lo importante que era el criterio del control y cuidado de la calidad del lúpulo que cultivaban.


1960-1974

Hermann Schlicker, durante décadas gerente de la ejecutiva de la HVG Hallertau, calificó más tarde la tarea de la HVG en esta primera fase hasta 1959 de puramente de “hundimiento de precios“. El año 1960 trajo consigo un cambio, cuando maduró la decisión de dejar a un lado el antiguo negocio comisionario con una gran orientación a favor del cultivo de lúpulo bajo acuerdo. Para Schlicker significaba esto un cambio definitivo de la HVG hacia una dirección siguiendo los “aspectos empresariales“.
Este cambio a un sistema de antes del acuerdo no sólo significaba para los cultivadores una brecha en la historia de la explotación de lúpulo. Que éste era le camino correcto, no sólo se mostraba en un número de miembros estable de la HVG y en un aumento anual continuado de la cantidad de lúpulo a vender, sino que en 1966 la cantidad de lúpulo bajo contrato era del 90%.
En 1960 dio la HVG un paso importante en la regulación del mercado. Participa en la Hopstabil S.L., que gestionaba en Wolnzach una gran empresa, bajo el mismo nombre, para polvo de lúpulo. Con ello pudo por primera vez llevar al mercado un producto de lúpulo propio ya elaborado.
En el año 1973 se realiza el hito quizá más importante en la historia de la cooperativa. La HVG se constituye, bajo iniciativa del Ministerio de Agricultura de Baviera, como comunidad productora según el Reglamento de Mercado de la CEE. Esta nueva posición no sólo conllevó a tener que hacer cambios en los estatutos de la misma, que se finalizaron en 1978, sino que por primera vez estaban autorizados todos los miembros de la comunidad de producción a solicitar subvenciones para medidas de estabilización del mercado de lúpulo. La repartición de estas subvenciones la hacia la Cooperativa de Explotación de Lúpulo. En la práctica del cultivo de lúpulo significaba esto una concentración mucho más fuerte en la calidad y la elección de las especies.
En la cosecha de 1974 comercializó la HVG más de 50.000 medios quintales de lúpulo. Su posición en el mercado estaba tan anclada que comenzó a ampliar sus actividades, por primera vez, a otras regiones de cultivo. Así dirigieron su empresa a la región de la sierra de Hersbruck, donde la cooperativa del lugar se había desmoronado en 1966.



1975 bis 2003
Una posición tan fuerte en los acontecimientos del mercado de lúpulo no sólo trajo consigo un ánimo positivo. Sobre todo su significado dentro del orden del mercado de la CEE creó mucho ruido. Así por ejemplo, se quejó Hermann Schlicker en la reunión de los representantes de 1978, de haber escuchado los insultos de “alcista, monopolista y comunista del lúpulo”.
Esta año de cosecha se convertiría, en varios sentidos, en una “año caliente“ para la HVG. No sólo porque a principios de noviembre se desencadenó un fuego en el secadero que no sólo destruyó este secadero sino también los 80 medios quintales métricos allí almacenados. Así anunció la ejecutiva de la HVG, en la siguiente reunión de representantes, la resolución de no pagar a sus miembros las subvenciones para el año 1978. Con esta cantidad destinada para las medidas de estabilización del mercado se quería participar en una empresa de elaboración de lúpulo y con el resto construir un pool de lúpulo según el modelo americano. Que esta decisión haya suscitado la discusión en la reunión era previsible. “En la calle, los cultivadores de lúpulo,“ se convirtieron en una “gran oposición“. En la siguiente reunión extraordinaria votó la mayoría de los representantes en contra de esta resolución y a favor de adjudicar la mitad de las subvenciones. Pero cuando un año más tarde se volvió a tratar el tema de retener las subvenciones, tal como confirman los informes, se respiraba “otro clima”. La mayoría votó a favor de la retención de las subvenciones.
Así en el verano de 1982 se pudo fundar la “HVG Hallertau Holding de responsabilidad limitada“ (HVG Hallertau Beteiligungsgesellschaft mit beschränkter Haftung), con sede en Wolnzach, (gerente: Hermann Schlicker). Su única tarea era la “participación en empresas de elaboración de lúpulo“. Inmediatamente después participó la HVG en la empresa de perfeccionamiento de lúpulo HVG Barth, Raiser & Co en St. Johann y en Wolnzach.
Para solucionar cuestiones como la administración de las subvenciones hubo en los siguientes años discusiones acaloradas en la HVG. Pero no sólo la situación cada vez más tensa en el mercado de lúpulo y en el mercado cervecero llevó a un acercamiento de los cultivadores. Esto se hizo notar en los dos últimos grandes pasos de la HVG, cuando en el cambio de milenio, la HVG asimiló las cooperativas regionales como las de Elbe-Saale (2000), Jura (2001) o Tettnang (2001), quienes a partir de entonces firmarán con el nombre “HVG Cooperativa de Explotación de Lúpulo, cooperativa registrada” (HVG Hopfenverwertungsgenossenschaft e.G). Con la excepción de los cultivadores de lúpulo de la región de Spalt, todos los cultivadores alemanes de lúpulo son hoy en día miembros de la “HVG Hopfenverwertungsgenossenschaft e.G.” de Wolnzach.
En el verano del 2003, la HVG podrá instalarse en el nuevo edificio administrativo en Wolnzach. La directa vecindad con la Asociación Alemana de Cultivadores de Lúpulo y de Hallertau, con la Oficina Federal de Agricultura de Baviera para la consulta de lúpulo, así como con el Museo de Lúpulo recién construido, simbolizan de manera especial la posición de la HVG como cliente comerciante y comercio de lúpulo cercano al producto, una posición que ya tiene medio siglo de antigüedad. El 6 de Octubre de 2003 se celebra el quincuagésimo aniversario de la HVG.


HVG Tettnang1

Con similares pretensiones que las de Hallertau, se fundó en Tettnang en 1955 una Cooperativa de Explotación de Lúpulo (HVG). Ésta padecía de las mismas premisas que su hermana bávara. Pero a partir de 1975 no existió discusión alguna sobre los pagos de las subvenciones, porque la HVG Tettnang, conforme con la CEE, se asimiló a la “Comunidad de Productores de Lúpulo de Baden- Wurtemberg” (con sede en Tettnang). Ésta reunía a todas las empresas de la zona y con la entrada en la asociación de cultivadores, poseía casi una doble identidad. Es decir, la cosecha total se comercializaba en esa comunidad productora. Las subvenciones, en un principio, se entregaron a los cultivadores. Cuando la UE cambió el reglamento, quedaba el 20 % estipulado en la sociedad, para el cuidado de la calidad y de la marca y para estabilizar el mercado.
Estos procedimientos, en un difícil mercado, conllevaron a que finalmente (en el 2001) fusionase con un socio más grande pero equiparado en la realización de las tareas: la HVG e.G. (Wolnzach).


HVG Elbe-Saale2
La HVG Elbe-Saale se fundó en 1990 en Fürth. Hubo un primer intento en Mayo de 1990 en Sajonia que fracasó porque en aquel entonces todavía no se podía inscribir en el registro de Leipzig. A los 7 miembros fundadores en seguida se les sumaron más. Finalmente tenía la HVG Elbe-Saale 60 miembros. En los primeros años, la HVG Elbe-Saale, entró en una fase en la que se redujo en un tercio la superficie de plantación de lúpulo. En los años 90 se estabilizó la superficie de cultivo de la región y también las actividades de comercialización de la cooperativa, HVG Elbe-Saale. Finalmente, en el año 2000, fusionó con la HVG Hopfenverwertungsgenossenschaft e.G.


HVG Jura3
La HVG Jura se fundó en septiembre de 1954. Desde el principio tenía estrechas relaciones con la HVG Hallertau. Durante muchos años fue gerente de la HVG Jura el señor Trapp de la HVG Hallertau. A causa de la gran concentración en el ámbito cervecero y en las empresas de comercialización de lúpulo, se puso cada vez más problemática la posición de la cooperativa regional HVG Jura en el mercado. Por ello fusionó, en el 2001, con la HVG Hopfenverwertungsgenossenschaft e.G.




Visión general de la ejecutiva de la HVG Hallertau y de la hoy existente HVG Hopfenverwertungsgenossenschaft e.G

.
ARV = presidente del consejo de administración
VSV = presidente
sVSV = vicepresidente en funciones
wVS = otros miembros de la ejecutiva
GF = gerente

50er 1953 54 55 56 57 58 59 1960
ARV Otto Höfer
VSV Dr. Jakob Spitzauer
sVSV Andreas Grabmair
wVS Michael Forstner
GF Hermann Schlicker



60er 1961 62 63 64 65 66 67 68 69 1970
ARV Otto Höfer Sebastian Raith Dr. Josef Maier-Kraft
VSV Andreas Grabmair Josef Schrag Michael Forster
sVSV Josef Schrag Michael Forstner
wVS Hermann Schlicker
GF Hermann Schlicker



70er 1971 72 73 74 75 76 77 78 79 1980
ARV Dr. Josef Maier-Kraft Leo Höfter Hubert Grabmair
VSV Michael Forstner
sVSV Hubert Grabmair Josef Schwarzmeier
wVS Hermann Schlicker
GF Hermann Schlicker
Leo Höfter

80er 1981 82 83 84 85 86 87 88 89 1990
ARV Hubert Grabmair Wolfgang Forstner
VSV Michael Forstner Herrmann Schlicker Leo Höfter
sVSV Josef Schwarzmeier
wVS Herrmann Schlicker Wolfgang Schlaffer
GF Leo Höfter
Herrmann Schlicker

90er 1991 92 93 94 95 96 97 98 99 2000
ARV Wolfgang Forstner Michael Bogensberger
VSV Leo Höfter Dr. Johann Pichlmaier
sVSV Josef Schwarzmeier Wolfgang Schlaffer
wVS Wolfgang Schlaffer Wolfgang Forstner
GF Leo Höfter
Dr. Johann Pichlmaier

00er 2001 02 03
ARV Michael Bogensberger Adolf Scharpfl
VSV Dr. Johann Pichlmaier
sVSV Wolfgang Schlaffer
wVS Wolfgang Forstner
Dr. Bernhard Locher
GF Dr. Johann Pichlmaier




Cantidad de lúpulo comercializado hvg_verm_menge

1 verfasst von Peter Heidtmann (Tettnang)
2 verfasst von der HVG Hopfenverwertungsgenossenschaft e.G. in Anlehnung an die Broschüre "10 Jahre HVG Elbe-Saale e.G."
3 verfasst von der HVG Hopfenverwertungsgenossenschaft e.G. in Anlehnung an die Broschüre "10 Jahre HVG Elbe-Saale e.G."
4 Zusammengestellt von HVG Hopfenverwertungsgenossenschaft e.G. im Juli 2003
5 zusammengestellt von der HVG Hopfenverwertungsgenossenschaft e.G. im Juli 2003
6 bis 2000 nur Menge der ehemaligen HVG Hallertau 7 Zusammengestellt von HVG Hopfenverwertungsgenossenschaft e.G. im Juli 2003