HVG Germany: Hopfen

 

El ciclo anual del lúpulo: El suelo

Una buena fertilidad del suelo es importante
La preparación del suelo es imprescindible, para que el rizoma pueda generar raíces de verano (raíces Adventiv), para exterminar la maleza y para que el suelo se afloje y se ventile. Para mejorar la fertilidad del suelo, se siembra colza entre los surcos. La colza produce una espesa vegetación después de la cosecha y proteje así el suelo de la erosión. Además, proporciona una masa orgánica para la formación de humus y es la alimentación básica de las lombrices. La colza se mantiene durante el invierno y se recoje en abril, antes de que florezca.
Experimentos han mostrado que la frecuente preparación del suelo, aun cuando es un medio barato de lucha contra la maleza, propicia la descomposición del humus y promueve la erosión. La meta de la preparación del suelo debe ser entonces, cuidar las reservas de humus y al mismo tiempo combatir la maleza. Esto se traduce en llevar a cabo una mínima manipulación del suelo, en la medida de lo posible, y sin embargo, tanta como sea necesaria.

Forestación para disminuir la erosión y la degradación de nitratos
Los cultivos de lúpulo en terrenos inclinados tienen un alto riesgo de erosión. La forestación puede evitar considerablemente la erosión hídrica. Al mismo tiempo, el abono verde aplicado durante todo el invierno disminuye la degradación de nitratos.

El abono
El lúpulo produce en poco tiempo una gran masa vegetal y extrae del suelo una gran cantidad de nutrientes. Para lograr un permanente usufructo del cultivo, es necesario que dichos nutrientes se le devuelvan al suelo. Uno de los requisitos para elegir un abono que corresponda a las necesidades del lúpulo es un análisis periódico del suelo. Asimismo, para la conservación de la fertilidad del suelo es necesario abastecerlo periódicamente de sustancias orgánicas que favorezcan la formación de humus. Por ello, el cultivador de lúpulo abona regularmente con abonos orgánicos y con abonos minerales, como suplemento de los nutrientes faltantes.

Principios de la utilización de abonos
• Amplio aprovechamiento de nutrientes por medio del esparcimiento controlado de abono, de acuerdo con el tiempo y la cantidad.
• Prevención de pérdidas de nutrientes por medio de la entrada de agua subterránea, arrastre superficial con agua y pérdidas gaseosas.
• La maquinaria para el esparcimiento del abono deben tener una dosificación exacta de la cantidad, un reparto exacto y garantizar una producción con las menores pérdidas.


© Extracto de LfL- Instituto bávaro para la investigación agrícola
... más adelante en el capítulo "Cultivo de lúpulo" ... atrás en el capítulo