HVG Germany: Hopfen

 

Fitosanidad


Tanto como sea necesaria, tan poca como sea posible
El lúpulo puede ser infectado por diferentes enfermedades y plagas (más información bajo Amigos y enemigos de la planta). Su aparición depende en su mayoría de la coincidencia de factores como el clima, el estilo de vida de los agentes infecciosos y la capacidad de resistencia de la planta cultivada.

Los medios para el control de dichas enfermedades y plagas están sometidos a estrictas pruebas de efectividad, interacción con el medio e inocuidad para el cultivo, antes de poder ser utilizados por los cultivadores. Para esparcir el pesticida han sido desarrollados aerosoles especiales (aerosoles de soplete), que rocían el pesticida uniformemente por encima de la altura total.

El 1 de julio de 1998 entró en vigor la ley fitosanitaria actual. Con dicha ley se convirtieron los reglamentos de la Unión Europea respecto a la circulación de pesticidas en parte del reglamento nacional alemán.

Desde 1952 también se presenta en Alemania la marchitez. Está originada por un hongo y no hay posiblidades de combatirla de forma química. Tampoco es posible atacar las enfermedades originadas por virus de forma química. Los tallos infectados tienen que ser arrancados y en la nueva instalación reemplazados por tallos saludables.

Parásitos animales como gorgojo, pulgón y araña roja atacan, dependiendo de la ubicación y el clima, partes superficiales de la planta como hojas y umbela y originan así considerables daños, si no son atacados a tiempo. En los últimos años, el oidio se ha convertido en un creciente problema.

El mildiu se presenta desde 1924 regularmente. Sobre todo en veranos calientes y húmedos se observan los brotes estropeados, llamados "Bubiköpfe", originados por esta enfermedad. La infección con mildiu es especialmente peligrosa si son atacadas las infloraciones, pues la infección causa su total pérdida y puede ocasionar una disminución del rendimiento del cultivo, incluso hasta una pérdida total.

Servicio de vigilancia de mildiu
Para la enfermedad más importante del lúpulo, el mildiu (Pseudoperonospora humuli) se desarrolló ya a principios de los años 80 un modelo de pronóstico en Hüll. Con la ayuda de este pronóstico es posible darle al cultivador una fecha exacta para el control y tratamiento del cultivo. De esta manera, ha sido posible reducir el rociamiento de pesticidas de 15 a 6 o 7 aplicaciones por año en promedio.

Una disminución adicional de la química empleada se está logrando por medio del desarrollo de un nuevo tipo de lúpulo de Hüll. Por medio de parcelas de control se ha demostrado que los tipos de lúpulo de Hüll no presentan mildiu aún con tan solo tres tratamientos hasta el momento de la cosecha.

* © Extracto de LfL- Instituto bávaro para la investigación agrícola
... más adelante en el capítulo "Cultivo de lúpulo" ... atrás en el capítulo