HVG Germany: Hopfen

 

El ciclo anual del lúpulo: labores de primavera*

 

La instalación del alambrado
El alambrado tiene que resistir cualquier cambio de tiempo y tiene que sostener el peso de las plantas del lúpulo. Una plantación en su punto más adelantado de crecimiento, tiene, poco tiempo antes de la cosecha, un peso de aproximadamente 40 t/ha. Debido a la absorción de agua por la lluvia y el impacto del viento (sobre todo en caso de tormentas) se le suma al peso de las plantas de lúpulo hasta 100 t más. El alambrado para el lúpulo tiene una altura de 7 m. 110 postes de madera por hectárea soportan un alambrado que a los lados está anclado al suelo. Los postes (generalmente de abeto o pino) son impregnados con sal o alquitrán para que estén protegidos a las influencias climáticas. Para el alambrado se necesitan alambres de acero de aproximadamente 5 dt/ha y 5,5 dt/ha de alambre de púas. Un alambrado tiene un costo total de aproximadamente 11.000 EUR por hectárea y una vida útil de aproximadamente 30 años.

Desenterrar y cortar
Los primeros trabajos de primavera son desenterrar y cortar los tallos. Para dicha labor, el suelo tiene que estar completamente seco. Antes se desenterraba con la azada y se hacía el corte con el cuchillo, por medio de un procedimiento manual dispendioso. En la acutalidad, se utilizan para este trabajo, aparatos para desenterrar y cortar, construidos especialmente para ese fin.
El corte tiene que ser limpio, para que se cierre y sane posteriormente. Las áreas de corte sanas son de color blanco, si son de color marrón, lo que indica un pudrimiento del tallo, se recomienda aplicar un tratamiento. Debe evitarse hacer el corte en otoño, de ser posible.
Arado y corte en un solo paso
En el mercado hay nuevos aparatos para cortar, que posibilitan arar también, pues tienen dos discos para este fin, delante del dispositivo para cortar. De esta manera, no es necesario arar antes de cortar, sino que se puede cortar sin tener que arar antes, aún mejor, se pueden llevar a cabo los dos trabajos en un solo paso.

Entutoramiento
Por hectárea hay de 1800 a 2000 tallos, según el tipo de lúpulo. Por cada tallo, es necesario instalar dos alambres guía. Además, se instala en el tractor una cabina extensible, con ayuda de la cual, 2 ó 3 trabajadores pueden fijar el alambre guía al alambrado a 7 metros de altura. Seguidamente, 3 personas fijan el alambre al suelo: por medio de un nudo y un arado de pie se introduce el alambre en el suelo. Dicho equipo de 5 a 6 personas fijan de 8.000 a 10.000 alambres por día.
Experimentos han develado que un alambre guía colocado en diagonal ocasiona en su mayoría trabajo adicional, sin que reporte ingresos adicionales.

* © Extracto de LfL- Instituto bávaro de investigación agrícola
... más adelante en el capítulo "Cultivo del lúpulo" ... atrás en el capítulo