HVG Germany: Hopfen


Otros métodos de adición de lúpulo

Como la adición normal de lúpulo, asimismo todos los otros métodos de adición se adaptan al objetivo que quiera lograrse.

Adición de lúpulo en el almacenamiento o "Dry Hopping"
En este método se añade lúpulo en forma de flor, polvo o pelletes a la cerveza ya fermentada. Esto ocurre en el tanque de almacenamiento o, como es el caso de las cervezas inglesas, en el barril. Cervezas con adición de lúpulo según este método tienen un „buqué“ a lúpulo más marcado y la nota aromática evoca el lúpulo fresco. Desde una perspectiva microbiológica, este método no es del todo seguro, pues la cerveza esterilizada tiene contacto con una buena cantidad de lúpulo no esterilizado. 

Lúpulo añejo
Ciertas cervezas, como las Lambics belgas, utilizan en su receta lúpulo añejado tradicionalmente. La resina oxidada y los aceites aportan una sensación alterada del amargo y el aroma es distinto que en el caso de la adición de lúpulo fresco. Este método es típico de este tipo de cervezas y una parte inherente de su receta.

Lúpulo fertilizado
Según la reglamentación de la Unión Europea solo se pueden calificar de „lúpulo sin semillas“ los tipos de lúpulo cuyo peso porcentual de semillas es menor al 2%. Algunos tipos de lúpulo ingleses son fertilizados e inseminados, lo que los caracteriza. El posible efecto negativo al sabor a causa de la grasa y los lípidos presentes en las semillas es objeto de controversia. Sin embargo, en su mayoría se acepta que los lípidos, ya provengan de la malta o del lúpulo, alteran la formación de compuestos fermentados en la cerveza y repercuten negativamente en la espuma. 


Aceites de lúpulo
Para lograr un „buqué“ a lúpulo fuerte, se pueden añadir partes de aceites, por ejemplo, al final de la cocción. Puede ser por medio de un extracto CO2 fraccionado o de aceites de lúpulo destilados. El objetivo es obtener un „buqué“ de lúpulo marcado, lo que correspondería a una adición de aroma de lúpulo al final de la cocción. Asimismo, hay preparados de lúpulo „Post-Fermentations“, que se utilizan como afinadores del sabor